Fortalece las articulaciones para evitar lesiones en tus entrenamientos

Fortalece las articulaciones para evitar lesiones

Hay que ejercitar las articulaciones para evitar futuras lesiones.

Es importante realizar algún deporte para conseguir fortalecer la musculatura y evitar así posibles daños o lesiones en hombros, codos muñecas, tobillos, etc.

Las articulaciones son más propensas a las lesiones cuando los músculos y los ligamentos que las sostienen son débiles.

El mejor tratamiento es la prevención. Con este fin, no hay que obviar que el primer paso para hacer deporte es el calentamiento.

El calentamiento a través de ligeras contracciones y posteriores elongaciones musculares se consigue que los músculos se contraigan con mayor velocidad, potencia y eficacia. Cuando un músculo no se ha calentado con anterioridad está más expuesto a lesiones con roturas fibrilares y contracturas.

Los estiramientos a base de movimientos repetitivos, no demasiado bruscos. Deben incluir por lo menos un ejercicio para cada una de las principales regiones musculares o articulares del cuerpo. Finalmente, no hay que olvidar que después de un entrenamiento o competición, es fundamental realizar ejercicios de enfriamiento para volver a la situación de reposo de forma paulatina y para relajar los músculos.

Consejos para hacer deporte sano y no lesionarnos:

  • Evitar el sobrepeso. Si el peso se excede, las articulaciones tienen que realizar un mayor esfuerzo.
  • Prepararse antes de practicar deporte Todo deporte exige una preparación mínima que evite lesiones.
  • Usar un buen calzado para absorber mejor el impacto
  • Realizar un entrenamiento con ejercicios combinados.

El exceso de ejercicio físico puede producir fatiga muscular y lesiones. Acabada la práctica deportiva, hay que descansar al menos 5 minutos. Caminar lentamente o sacudir los brazos para que el cuerpo vuelva de forma gradual a un estado de reposo.

Cada deporte tiene su lesión Hay determinados deportes en los que el porcentaje de lesiones se concentra más en unas articulaciones que en otras. Tal es la relación que ya se han fijado denominaciones para aquellas lesiones más comunes en la práctica del deporte.

Hidratación y dieta Para conseguir fortalecer las articulaciones, es muy importante hidratarse antes, durante y después del ejercicio y reponer sales minerales mediante la ingesta de frutas o bebidas isotónicas con el fin de evitar calambres y otras lesiones. El ácido graso omega-3 de los pescados grasos como una excelente ayuda para lubricar las articulaciones y reducir la inflamación. Además de una dieta sana y equilibrada, los deportistas pueden optar por incluir en su preparación unos suplementos vitamínicos con los que mejorar el rendimiento, reducir la inflamación, estimular la regeneración y reconstrucción de los tejidos musculares y prevenir y curar lesiones.

Te recomendamos complementar tu alimentación con estos productos:

OptiWomen

 

 

 

Informes