ALCOHOL Y ENTRENAMIENTO

Es viernes, llevas todos tus entrenamientos impecables, tu dieta perfecta y esperas con ansias el fin de semana, ese día donde podrás dormir un poquito más, salir un rato y despejarte siempre con un común denominador: el trago. Eso que hace que todo sea más divertido, más relajado. Pero ¿qué pasa cuando tomar se interpone en tus planes de estar fit? Aunque te mates entrenando y comiendo muy bien de lunes a viernes, tu cuerpo crece y se recupera cuando descansas, por eso es importante dormir bien y mantener tu ritmo de entrenamiento y alimentación durante toda la semana.

El alcohol arruina tus planes de lucir un cuerpo fitness

 

Para empezar el alcohol aporta 7 kcal por gramo, casi el doble de calorías que los carbohidratos y proteínas. Cuando tomas, tu cuerpo utiliza el alcohol como primer combustible energético, pero este no es de mucha utilidad debido a que no contienen ningún nutriente ni beneficio. Como el cuerpo está trabajando duro para digerir y metabolizar el alcohol, va a retrasar la utilización de grasas y carbohidratos, lo que contribuye a su almacenamiento.

 

Un trago promedio contiene calorías que difícilmente sentirás, lo que hace que sigas tomando más. Es diferente si te comieras un plato cargado de calorías, llegas a un punto en que te llenas y simplemente dejas de comer. Luego, si a tu trago le añades gaseosa, jugos, azúcar, o si tiene muchos colores, pues las calorías van subiendo.

 

 

¿Te has preguntado por qué si te tomas una cerveza orinas de más? Pues es porque el alcohol inhibe la producción de vasopresina (hormona anti diurética). Entonces mediante la orina tendremos pérdida rápida de agua y minerales (vital para el funcionamiento de músculos y nervios), además producirá dolor de cabeza, náuseas y fatiga, deficiencia en la absorción de vitaminas lo que puede causar un desequilibrio en nuestro cuerpo.

 

Mientras tomas, el alcohol reduce los niveles de testosterona y aumenta el nivel de estrógenos. La testosterona es la hormona responsable de quemar grasa a un mayor ritmo, mientras que los estrógenos son hormonas femeninas que causan almacenamiento de grasa de reserva. Entonces, tendremos este segundo efecto cuando tomemos alcohol.

 

Ya es tarde y decides que es hora de ir a tu casa. Pero tienes mucha hambre, lo primero que piensas es en comer, y cuanto más grasosa la comida, mejor. Es tan tarde y estás tan sazonado que no te mides en la cantidad ni la calidad de lo que estás a punto de comer, además, lo único que tienes cerca y abierto a esa hora no tiene ensaladas ni pechugas a la plancha. Comer luego de tomar es una bomba calórica por el exceso de grasas y carbohidratos que contribuirán a un aumento de peso. Otra vez tu dieta de la semana al tacho.

 

 

Te fuiste a dormir contento por la tremenda noche que tuviste y al día siguiente esperas despertar descansado y feliz. Pero a estas alturas llevas más de 24 horas despierto, en vez de despertarte descansado y dispuesto te sientes terriblemente cansado, débil, la cabeza te explota, tu boca está más seca que un desierto y tienes náuseas. Estás sufriendo un terrible cuadro de resaca. Tu cuerpo está trabajando en conjunto para limpiar tu sistema por completo, esta “limpieza interna” puede tardar desde 24 a 48 horas, lo que obviamente afectará tu intensidad en el entrenamiento y tu alimentación.

 

El proceso del alcohol en nuestro cuerpo

 

Para entender por qué el alcohol nos afecta tanto, debemos saber cómo se procesa en nuestro cuerpo. Después del primer trago, el 25% pasa directamente de las paredes del estómago al torrente sanguíneo, y el resto se digiere en el intestino delgado. En general el alcohol se absorbe rápido pero depende de algunos factores:

 

a) La cantidad de comida que hay en el estómago (un estómago lleno disminuye la velocidad de absorción)

b) Si la bebida es gasificada (el champagne se absorbe más rápido que las bebidas sin gas)

c) La concentración de alcohol del trago (las bebidas con mayor contenido de alcohol se absorben más rápido). Luego, normalmente a una persona le toma alrededor de 1 a 3 horas eliminar de su organismo todo el alcohol de una sola botella de cerveza, llegando hasta 15 horas cuando las cantidades son excesivas. Lo que significa que a mayor consumo de alcohol, mayor aumenta su nivel en sangre. Además la mujer siempre tardará más en eliminarlo que el hombre.

Por supuesto que mi mejor consejo es evitar el alcohol a toda costa o limitarlo a ocasiones especiales. Estos son algunos tips que deberás seguir cuando quieras tomar:

a) Bebe la mayor cantidad de agua posible. Durante tu juerga, lo recomendable es que bebas la misma cantidad de agua que de alcohol, ya que tu cuerpo está des hidratándose constantemente.

b) Al despertar, come un desayuno rico en proteínas, calcio, fósforo y hierro. Tu cuerpo te estará pidiendo a gritos estos nutrientes ya que el alcohol los disminuyó por completo. Tómate un batido de proteína o come algo de proteína antes de meterte a la cama (si todavía puedes pararte), esto disminuirá el catabolismo (destrucción de músculo). Y sigue hidratándote durante el día.

 

 

 

Nada impide que salgamos a divertirnos, estar con amigos, pasar un buen rato, tomar unos tragos, pero la moderación siempre será la clave.

 

 

 

Por: Cecilia Carnero

SPORTS NUTRITION SCHOOL GPN LATAM EDUCATOR

Nutricionista Deportivo

Personal Trainer

Facebook: www.facebook.com/chifitbody

Instagram: www.instagram.com/chifitbody

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

All search results
X